Sha

Despidos: Cuestiones Fiscales

Tras la modificación del Art. 56 del Estatuto de los Trabajadores, eliminando la posibilidad de reconocer la improcedencia del despido y consignar la indemnización, evitando el devengo de los salarios de tramitación, dio lugar a controversias con la exención de las indemnizaciones por despido en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas.

Dichas controversias se refieren sobre si cabía o no la posibilidad de reconocer la improcedencia del despido y sobre si, en el caso de que así se hiciera, la indemnización reconocida y pagada al trabajador estaría exenta o no en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, al entender que ya no es una indemnización legal, sino pactada.

Con efectos a partir de la entrada en vigor del Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, la Disposición final undécima de la Ley 3/2012, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, modificó la letra e) del artículo 7 de la Ley de IRPF, que se refiere a la exención de las indemnizaciones por despido o cese del trabajador y añadió una nueva disposición transitoria vigésima segunda a la Ley 35/2006, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, referida a las indemnizaciones por despido exentas, introduciendo con ello las siguientes novedades:

Se deroga el párrafo segundo del artículo 7.e) de la Ley 35/2006, sobre la exención de la indemnización si se produce la extinción del contrato de trabajo con anterioridad al acto de conciliación.

Por lo tanto, y según la AEAT, para declarar la exención de las indemnizaciones por despido será necesario que se produzca un acto conciliación o se dicte una resolución judicial.

No obstante lo anterior, se añade una nueva Disposición Transitoria 22ª a la Ley 35/2006, que mantiene la exención para los despidos que se hayan producido desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, y hasta el día de la entrada en vigor de esta Ley, es decir, para los despidos producidos desde el 12 de Febrero de 2012 a 7 de Julio de 2012. 
 
El actual párrafo segundo del artículo 7.e), que sustituye al anterior párrafo tercero, sigue estableciendo en los despidos colectivos, con los cambios que dispone la presente ley para el Art. 51 del ET, y en los producidos por las causas previstas en el Art. 52 c) de dicho Estatuto, como cuantía exenta los límites que se determinan con carácter obligatorio para el despido improcedente (33 días por año trabajado y 24 mensualidades, conforme al Art. 56 ET), en vez de la cuantía obligatoria que fija para cada uno de ellos el propio ET.   

La Disposición Transitoria 22ª añadida a la Ley 35/2006 fija que las indemnizaciones consecuencia de los expedientes de regulación de empleo en tramitación o con vigencia en su aplicación a 12 de Febrero de 2012 (DT 10ª de la Ley 3/2012) aprobados por la autoridad competente a partir de 8 de Marzo de 2009 estarán exentas en la cuantía que no supere 45 días de salario y 42 mensualidades. 
 
Finalmente, hay que señalar que la Ley 26/2014, de 27 de noviembre, añade un apartado 3 a la Disposición Transitoria 22ª de la Ley 35/2006, que señala:

"3. El límite previsto en el último párrafo de la letra e) del artículo 7 de esta Ley (180.000 euros) no resultará de aplicación a las indemnizaciones por despidos o ceses producidos con anterioridad a 1 de agosto de 2014. Tampoco resultará de aplicación a los despidos que se produzcan a partir de esta fecha cuando deriven de un expediente de regulación de empleo aprobado, o un despido colectivo en el que se hubiera comunicado la apertura del período de consultas a la autoridad laboral, con anterioridad a dicha fecha." 
 
Otro aspecto fiscal a tener en cuenta en relación con el despido viene de la mano de la Reforma Fiscal de 2015, que modifica la tributación de las indemnizaciones por despido.

Los cambios en esta cuestión resultan aplicables hasta 1 de Agosto de 2014, porque, como ya se ha avanzado, se modificó la disposición transitoria vigésima segunda de la Ley de IRPF para señalar que "3. El límite previsto en el último párrafo de la letra e) del artículo 7 de esta Ley no resultará de aplicación a las indemnizaciones por despidos o ceses producidos con anterioridad a 1 de agosto de 2014. Tampoco resultará de aplicación a los despidos que se produzcan a partir de esta fecha cuando deriven de un expediente de regulación de empleo aprobado, o un despido colectivo en el que se hubiera comunicado la apertura del período de consultas a la autoridad laboral, con anterioridad a dicha fecha." 
 
  Y en relación al contenido, la reforma modificó el Art. 7 de la Ley de IRPF para contemplar que las indemnizaciones por despido - hasta ahora exentas, siempre que no superasen las cuantías fijadas en el Estatuto de los Trabajadores -, pasen a tributar. Así, el artículo 7 del la Ley de IRPF señala: 
 
  “ Estarán exentas las siguientes rentas:

e) Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato.

Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo anterior, en los supuestos de despidos colectivos realizados de conformidad con lo dispuesto en el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores, o producidos por las causas previstas en la letra c) del artículo 52 del citado Estatuto, siempre que, en ambos casos, se deban a causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o por fuerza mayor, quedará exenta la parte de indemnización percibida que no supere los límites establecidos con carácter obligatorio en el mencionado Estatuto para el despido improcedente.
El importe de la indemnización exenta a que se refiere esta letra tendrá como límite la cantidad de 180.000 euros."

Las indemnizaciones por despido que excedan en la cuantía de 180.000 euros, pasan a tributar como rendimientos del trabajo. En lo referente a la tributación de la parte de indemnización no exenta, resultara de aplicación, cuando proceda, la reducción del 30 por ciento para rendimientos generados en más de 2 años o calificados como  obtenidos de forma irregular; en el caso en que los rendimientos se cobren de manera fraccionada, se deberá tener en cuenta el número de años de fraccionamiento. 

María Jose Delgado Bermejo
Dpto. Contabilidad
Lex Consulting Abogados S.L.
    

   

Publicado en y etiquetadas

AÑADA SU COMENTARIO

 

© Copyright 2013 Lex Consulting Abogados.